Article brought to you by: Catholic Online (www.catholic.org)

El Papa: Jesús es persona con carne como la nuestra y sus llagas son el precio de la salvación

By Aci Prensa (ACI/EWTN Noticias)
October 28th, 2013
Catholic Online (www.catholic.org)

En su homilía de la Misa que presidió hoy en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco explicó que Jesús no es solo espíritu sino una persona de carne humana cuyas llagas y sacrificio han sido el precio de la salvación de todos los hombres. Es aquel que, cada día, intercede y reza por nosotros ante Dios.

VATICANO (ACI/EWTN Noticias) - Al centro de la homilía de hoy estuvo el pasaje del Evangelio en el que Jesús pasa toda la noche orando al Padre antes de elegir a los Doce Apóstoles: "Jesús compone su equipo" y luego se encuentra rodeado por una gran multitud de gente "llegada para escucharlo y ser curada" porque "de Él brotaba una fuerza que sanaba a todos". Son las "tres relaciones de Jesús", observó el Papa Francisco, "Jesús con el Padre, Jesús con sus apóstoles y Jesús con la gente". Jesús oraba al Padre por los Apóstoles y por la gente y hoy sigue rezando.

"Es el intercesor, el que reza, y reza a Dios con nosotros y ante nosotros. Jesús nos ha salvado, hizo esta gran oración, su sacrificio, su vida, para salvarnos, para justificarnos: estamos justificados gracias a Él. Ahora se ha ido, y reza ¿Pero Jesús es un espíritu? ¡Jesús no es un espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria. Jesús tiene las llagas en las manos, en los pies, en el costado y cuando ora al Padre muestra este precio de la justificación, y reza por nosotros, como diciendo: 'Pero, Padre, que esto no se pierda'".

Jesús "tiene la primicia de nuestras oraciones", porque "es el primero en orar" y como "nuestro hermano" y "un hombre como nosotros", intercede por nosotros:

"Al principio, Él realizó la redención, justificó a todos, pero ahora, ¿qué hace? Intercede, reza por nosotros. Pienso en qué habrá sentido Pedro cuando lo renegó, y luego Jesús lo miró y él lloraba. Podía arrepentirse. Muchas veces, entre nosotros, nos decimos: 'Reza por mí, ¿eh?, lo necesito, tengo tantos problemas, tantas cosas: Reza por mí'. Y eso es bueno, ¿eh?, porque nosotros hermanos debemos rezar los unos por los otros".

Por ello el Santo Padre exhortó a pedir: "Reza por mí, Señor, Tú eres el intercesor":

"Él reza por mí; reza por todos nosotros y reza con coraje porque hace ver al Padre el precio de nuestra justicia: Sus llagas. Pensemos tanto en esto y demos gracias al Señor.

Para concluir el Papa alentó a agradecer "por tener un hermano que reza con nosotros y reza por nosotros, intercede por nosotros. Y hablemos con Jesús, digámosle: 'Señor, Tú eres el intercesor, Tú me has salvado, me has justificado. Pero ahora, reza por mí'. Y confiemos nuestros problemas, nuestra vida, tantas cosas a Él, para que Él las lleve al Padre".

A birth foretold: click here to learn more!

Article brought to you by: Catholic Online (www.catholic.org)